Ciudad

escritoresEX CORDE

Señor.

protege el desasosiego

de este hombre, mira que el fuego

en sus entrañas no cese,

y bendice la penumbra

en que su faz resplandece

frente al abismo que alumbra

la luz de su ordenador.

 

El es como tú, Señor,

competente y sigiloso

en su infinita faena,

e igual que tu va esparciendo

caminos sobre la arena.

 

No dejes de devolverle,

si algún día la extravía,

la inquietud de que se vive,

y que de ti nunca espere

la quietud de que se muere.

 

(Y por mas prisa que tengas,

no olvides cada mañana

asomarte a su ventana)

 

Esto te pido, Señor,

para este poeta amigo

que me sigue a todas partes

y que a todas partes sigo.

Manuel Díaz Martinez

 

 

5445905
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana pasada
This Month
Last Month
Total
2409
4463
18745
2285888
47560
109435
5445905

Your IP: 54.36.148.198
2019-01-16 21:35